lunes, 18 de febrero de 2013

El sueño del internet público y gratuito queda lejos de España

Navegar por la red es un derecho fundamental en países como Finlandia, Estonia o Panamá. Estados Unidos camina también hacia una conexión pública y universal

En un mundo «hipercomunicado» es difícil negar que internet se ha convertido en un servicio básico. Sin que nos demos cuenta tener una conexión a la red en casa se ha vuelto tan imprescindible como tener luz o agua.
Recogiendo esta idea, una avanzadilla de países está apostando por proporcionar internet público a sus ciudadanos.
Estados Unidos ha sido el último en unirse a esta tendencia. De acuerdo con una propuesta de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), las antenas locales de televisión facilitarían parte de sus frecuencias al Ejecutivo para que este pueda utilizarlas como parte de una nueva red pública de Wifi. La iniciativa, que fue presentada en septiembre del año pasado, necesita todavía que la Cámara Baja le dé luz verde y aunque cuenta con el favor de los gigantes tecnológicos como Google o Microsoft, la enorme presión de las compañías Telefónicas podría paralizar su avance.
No ocurre lo mismo en España. Según explica la CMT en la actualidad hay más de 500 Administraciones Públicas inscritas para dar servicios wifi. Pero aunque los ayuntamientos pueden ofrecer internet, es «obligatorio que éste no afecte a la competencia». Y eso se consigue encorsetándolo. El internet público debe estar limitado en alguna forma, ya sea dándole una calidad baja, o ofreciéndolo solo durante un corto periodo de tiempo. Un internet rápido e ilimitado solo podrá existir «si la cobertura de la red no alcanza el interior de edificios residenciales», según la regulación vigente. En palabras de la CMT, esto es así porque «si no nadie pagaría el ADSL en su casa»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada